ACCESO AL CAMPUS

Idioma

¿Llega el fin del “freebanking”?

Hasta hace poco el "freebanking", o cam­pañas de co­mi­siones cero a los clientes vin­cu­la­dos, era una práctica habitual en la banca española que buscaba aumentar su cuota de mercado. Estas campañas se basaban en la posibilidad de eliminar las comisiones de mantenimiento y de determinadas operaciones, como la emisión de transferencias nacionales o la extracción de efectivo de cajeros de otra entidad, a cambio de una vinculación del cliente con la entidad bancaria, que normalmente consistía en la domiciliación de la nómina y de recibos. 

Pero, ¿era cierto que no se pagaban comisiones? Realmente lo que sucedía es que los clientes pagaban de forma implícita las citadas comisiones. Otra de las características de este tipo de cuentas era que no estaban remuneradas, y por tanto, la rentabilidad que obtuviese la entidad financiera por los fondos no se repercute al cliente, ahora bien, “no cobraban comisiones”.

 

 

¿Cómo obtienen rentabilidad de la liquidez los bancos?

En primer lugar tenemos el tipo de interés de depósito en el Banco Central Europeo, que se situaba en torno al 2% en las fechas en las que salieron este tipo de cuentas. Este es el tipo de interés correspondiente a las facilidades permanentes del Eurosistema, que no es más que el tipo al que las entidades bancarias pueden realizar depósitos a corto plazo en el BCE, es decir, permite a un banco obtener una rentabilidad del 2% por una liquidez excesiva. De esta forma, una entidad bancaria obtenía esta rentabilidad por los fondos. 

Pero esa situación ha cambiado. En la actualidad el tipo de interés de depósito se sitúa en el -0,4%, tal y como anunció Draghi en marzo. Esto implica que si una entidad bancaria quiere obtener una rentabilidad a su exceso de recursos líquidos, el mantenerlos en el BCE les supone un coste del 0,4%.

Otra de las opciones que tienen las entidades financieras para obtener rentabilidad a esta liquidez es a través de las Letras del Tesoro, mediante operaciones de recompra, Repos. En el año 2008, la rentabilidad de la Letra del Tesoro se situaba en torno al 2,5%, pero en la actualidad, la rentabilidad de la misma también es negativa.

Una tercera posibilidad que tienen las entidades bancarias para rentabilizar los excesos de liquidez, es prestar este exceso a alguna entidad con liquidez insuficiente para cubrir los coeficientes legales de caja. El tipo de interés que obtendría como rentabilidad es el Euribor, que en la actualidad es también negativo.

Consecuencia, la rentabilidad de los excesos de liquidez se ha vuelto negativa, a menos que se cobren de forma explícita a los clientes. Y de hecho, ya son varias las entidades que han eliminado esas campañas de su catálogo de productos, y han incluido otros, como por ejemplo, cuentas o depósitos remunerados, a un tipo más o menos fijo que se aplicará a aquellos que cumplan con una serie de condiciones, pero a los que se les cobra una comisión de mantenimiento.

Y este es el escenario en el que nos movemos hoy en día, donde “el cliente tendrá que acostumbrarse a pagar de manera explícita por aquellos servicios que antes pagaba de manera menos transparente”, tal y como vaticina el presidente de la AEB, José María Roldán.

Añadir nuevo comentario

Contacto

Cursos de trading, bolsa, análisis chartista, indicadores técnicos y fondos de inversión