ACCESO AL CAMPUS

Idioma

Hoy hablamos de...

¿Por qué a la banca ya no le gusta el ROE?

Si desde hace un par de años al analizar las cuentas de un banco observas que un parámetro como el clásico ROE (Return On Equity) ha desaparecido y en su lugar encuentras a un tal ROTE (Return On Tangible Equity), no es una errata, es la nueva manera de medir la rentabilidad que utilizan muchas empresas.

Si el ROE se encargaba de medir la rentabilidad de los fondos propios, es decir, del capital de la empresa, el  ROTE se encarga de medir sólo el retorno generado por el capital tangible. Gracias a esto el denominador es menor, la rentabilidad mayor y las cuentas quedan mucho mejor.

Por definición, el resultado del ROTE surge de dividir el beneficio neto total entre el capital tangible. Este matiz es muy importante, y hay que tener cuidado para no confundir dimensiones.

Teniendo estas cuestiones claras, es importante saber diferencia qué se puede considerar excluido como capital tangible:

  • Los bonos convertibles y las acciones preferentes.

  • El fondo de comercio.

  • Otros activos intangibles aceptados por reguladores y auditores.

Por definición, el ROTE siempre será menor que el ROE por lo que las empresas que lo utilizan para reflejar su rentabilidad no estarán buscando otra cosa que no sea aparentar una mejor salud financiera.

 

¿Es mejor utilizar el ROE o el ROTE?

Aunque hay distintas opiniones en torno a estos conceptos, la realidad es que no hay una respuesta clara. Lo más correcto sería decir depende. Hay analistas que consideran que es mejor utilizar el ROTE en empresas que adquieren otras compañías de menor dimensión, ya que el fondo de comercio es un elemento que surge de la fusión de las dos sociedades.

Sin embargo, hay expertos que opinan que su utilización se debe a la necesidad de crear una sensación de rentabilidad para los inversores. Durante la crisis iniciada en 2007, los bancos han visto cómo sus ratios de rendimiento se diluían para hacerse prácticamente nulos. Este nuevo método de cálculo ha ayudado a muchas entidades a ofrecer la sensación de una mejor salud financiera. De hecho, algunos bancos ya finan esta variable como el eje de sus planes estratégicos.

Sin duda, adornar las cuentas ha sido una costumbre común en las empresas desde el hace siglos, pero nuestro objetivo como analistas fundamentales será utilizar nuestros conocimientos para hacernos una imagen fiel de la realidad de una empresa.

Os animamos a que nos sugiráis otros parámetros del balance que podamos analizar dejándonos un comentario.

Añadir nuevo comentario

Contacto

Cursos de trading, bolsa, análisis chartista, indicadores técnicos y fondos de inversión