ACCESO AL CAMPUS

Idioma

Hoy hablamos de...Mario Dragui: "Haré todo lo necesario"

“HARÉ TODO LO NECESARIO”

Ante expectativas a la baja de inflación y de crecimiento para la eurozona, el Banco Central Europeo (BCE) decidió adoptar medidas para devolver la inflación a una senda acorde con el crecimiento económico. Así Mario Draghi hizo “todo lo necesario” para impulsar el crecimiento de la economía europea.

En resumen, las medidas adoptadas por la autoridad monetaria fueron:

  • Una baja de los tipos pos de interés, hasta el 0%
  • Rebaja en los tipos de depósitos en el BCE, que se sitúan en el -0,4%
  • Incremento de compra de deuda, inyectando al sistema más de 75.000 millones de euros mensuales.

Y ¿cuál es el objetivo de estas medidas? En toda política económica el objetivo es promover un crecimiento económico sostenido con control de la inflación. Como en el caso europeo la inflación es baja, de hecho el mes de febrero terminó con una tasa interanual negativa del -0,2%, parece claro que el objetivo fundamental es el empuje del crecimiento económico en la zona euro.

¿Cómo se consigue el objetivo de crecimiento económico con estas medidas?

En realidad todas las medidas están orientadas a la inyección de liquidez en el sistema, es decir, que haya más dinero en circulación en la zona euro. Y la finalidad de todo esto es favorecer la inversión y ayudar a las exportaciones.

Vemos cómo se favorece la inversión. Si tenemos unos tipos de interés bajos, unidos a la penalización que sufren las entidades financieras por mantener los excesos de recursos líquidos depositados en el BCE (tipos del -0,4%), y a la inyección de liquidez mediante la compra de  deuda, terminamos con un sistema financiero con una gran cantidad de recursos líquidos que ofrecer por parte de las entidades financieras.

Si a esto le unimos la necesidad de las entidades financieras de ofrecer en forma de crédito o inversiones directas los excesos de liquidez para obtener una rentabilidad a los mismos, tenemos un entorno que favorece un aumento del consumo y de la inversión (por el abaratamiento del crédito).

Es decir, hay mucho más dinero en circulación y las entidades si lo guardan en el BCE les cuesta un 0,4%, recordemos que se ha situado el tipo de los depósitos en el BCE en un -0,4%. Así que las entidades financieras tienen muchos recursos líquidos para ofrecer en forma de crédito. Un crédito que además está barato al establecer el BCE unos tipos del 0%.

Si analizamos ahora el lado de las exportaciones, comparando el euro con el dólar, al haber tanta cantidad de euros en circulación el precio del mismo caerá, provocando una depreciación del euro respecto del dólar. Lo que favorece las exportaciones.

Para entenderlo mejor primero tendremos que explicar qué es el tipo de cambio.

El tipo de cambio no es más que el precio de una moneda en términos de otra. Es decir, y sin entrar en precios de compra y de venta, si decimos que el tipo de cambio del euro respecto del dólar es de 1,10, implica que por cada euro nos darán 1,10 dólares.

Y ahora supongamos que el tipo de cambio es de 1,60 (que se alcanzó en 2008), si una empresa europea exporta un artículo que cuesta 100 euros a Estados Unidos, un americano deberá pagar por él 160 dólares. Pero, ¿qué pasa si hacemos las cuentas con los tipos de cambio vigente ahora? La respuesta es sencilla, en estos días el tipo de cambio ronda los 1,10 dólares por euro, lo que implica que el artículo exportado ahora le cuesta a un americano 110 dólares. Así que la primera consecuencia de la debilidad del Euro es sencilla, se abaratan las exportaciones de la zona euro.

Resumiendo, los efectos de la política monetaria del BCE sobre el crecimiento económico se enfocan desde una doble vertiente, por un lado favorecer las exportaciones a través de una depreciación del euro respecto del dólar, y por otro, mediante el abaratamiento del crédito que fomenta el consumo y la inversión. 

Añadir nuevo comentario

Contacto

Cursos de trading, bolsa, análisis chartista, indicadores técnicos y fondos de inversión