ACCESO AL CAMPUS

Idioma

Como perdí hasta los calzoncillos invirtiendo en Warrants – 4ª Parte (y final)

Alberto López, Senior Trader en OSTC y colaborador en Academia de Mercados. 13.02.2017

 

(Si quieres ver el anerior capítulo pincha aquí)

Al día siguiente, era viernes, me fumé las clases (obviamente), y me fui directo a la casa de Bolsa.

Me decía a mi mismo:

“Tranquilo Alberto, no te vengas arriba. Ahora intenta consolidar esta ganancia...”

Llegué a la sala, y el chico del mostrador me dijo: “- Alberto, uno de los jefes quiere hablar contigo.”

Empecé a hacer cábalas.

¿Querrán que gestione más dinero? ¿Querrán darme carteras para que las gestione? ¿Querrán ofrecerme un puesto de trabajo?

¡Gran iluso!

Me dirigí a un despacho bastante pequeño, donde me esperaba un señor del que no me recuerdo su nombre.

Me dijo: "- Alberto, antes de todo tengo que decirte que nos está gustando mucho la operativa que estás llevando a cabo, y estoy convencido que tienes un gran futuro. Pero - cuando alguien dice un "pero" después de algo bueno, tenéis que saber que se anula todo lo anterior - tengo malas noticias."

Me empezó a explicar que hay una cosa que se llama el Servicio de Compensación y Liquidación, y que se encarga de fijar los precios de un día para otro a modo de Settle (cuando se acaba el día ha de fijarse un precio final para contabilizar todas las operaciones).

Me dijo que ese Settle en los warrants era a las 16:30 (cada vez que pienso en este momento, siempre me viene a la cabeza la película de Cinderella Man, el boxeador que lucha contra Max Baer y que los jueces están a punto de robarle el título mundial cuando termina el combate sin KO y tienen que contabilizar los puntos) y que había una norma que había quebrantado...

La norma venía a decir que no podía llevarme warrants vendidos de un día para otro. ¿Cómo el broker no me había avisado de esto? ¿Cómo me había dejado vender warrants sin tenerlos? ¿Cómo me había dejado operar por valor de 112.000 teniendo 6300 euros en la cuenta?

Me quedé totalmente bloqueado...

Podía venderlos, pero había que recomprarlos antes de las 16:30. Qué casualidad que el emisor de los Warrants me quitase la posibilidad de salir de la posición (quitó la horquilla de precios) de 16:25 a 16:30. Por eso a esa hora se materializaba la pérdida de valor temporal de la prima...

La norma establecía que si se quebrantaba había que devolver toda la ganancia obtenida y pagar una multa por el 4% del volumen negociado.

¡Tenía que devolver los 14.000 euros ganados y además pagar una multa de 4480 euros!

Me habían limpiado la cuenta.

Son sensaciones tan opuestas las que puede vivir un trader a lo largo de su vida...

Un día eres el rey del mundo y al día siguiente tienes el ego por los suelos.

Es por ello que un trader debe estar preparado psicológicamente para afrontar estos días. Debe saber desconectar de los mercados. Si pierde, resetear el disco duro y volver al día siguiente con encefalograma plano.

Tras esta operación, me quede en la cuenta con menos de lo que había empezado.

Unos meses más tarde lo perdí todo y más. Pero es una historia que no me apetece contar...

Me decía a mí mismo: "no puedo caer más bajo, es imposible".

Recordad esto: siempre se puede caer más bajo, siempre puede ser peor.

Hay que levantarse y seguir adelante.

 

Como decía Van Gaal pero al revés: "Tú siempre POSITIFA, nunca NEGATIFA"!!!

Fin.

Añadir nuevo comentario

Contacto

Cursos de trading, bolsa, análisis chartista, indicadores técnicos y fondos de inversión