ACCESO AL CAMPUS

Idioma

Mi primera gran pérdida como trader profesional

Alberto López, Senior Trader en OSTC y colaborador en Academia de Mercados. 23.12.2016

 

Creo recordar que ocurrió durante mi primer año como trader.

Tenía una estrategia muy básica. Consistía en coger un gráfico de 5 minutos y empezar a vender en martingala el Dax cuando el RSI (es un indicador de análisis técnico que te indica cuando el mercado empieza a estar sobrecomprado o sobrevendido) pasara de 75. 

Por aquel entonces tenía un límite de 50 Futuros de Dax. Lo que significaba que podía doblarme casi 7 veces si el precio se me iba en contra. El Dax cotizaba en esos años por los 3500 puntos aproximadamente.

En esos momentos pensé:

Comprar tiene mucho peligro, puesto que si pasa cualquier cosa mala (un atentado terrorista, por ejemplo), entonces los precios pueden derrumbarse. Pero, ¿qué peligro puede tener vender? Si cuando el mercado sube siempre lo hace en diente de sierra, con rebotes que me permitirían recoger beneficios recomprando lo que previamente había vendido...

Total, que si mi memoria no me falla, me doblaba cada 5 puntos llegado ese nivel de sobrecompra, aunque no lo hacía simétrico todas las veces.

Mi estrategia era muy buena (o eso creía yo). En mis primeros 8 días con esa estrategia gané 5.000 euros de promedio al día. Por aquel entonces teníamos una sola regla en cuanto al Risk Management: tu mayor pérdida en un día no podía ser peor que tú mejor ganancia en un día.

Al noveno día aplicando mi estrategia, que creía infalible, los precios empezaron a escalar poco a poco sin ningún tipo de rebote. Llegué a mi límite de contratos vendidos (50 Dax). Cada punto que el Dax se me iba en contra yo perdía 1250 euros.

Había sobrepasado ampliamente mi stop de pérdidas diarias. En ese momento pensé:

Bueno, tengo acumulado 40.000 euros con esta estrategia, voy a darle margen…

GRAVE ERROR!!!

Cuando llegué a perder 45.000 euros, corté la posición. Había perdido los 40.000 euros que había ganado más 5.000 euros. Y ahora tocaba ir al jefe y explicarle cómo había sucedido y por qué.

Sabía que me esperaba una buena bronca.

Cuando llegué al despacho del jefe, resulta que me estaba monitorizando. Él sabía lo que había sucedido y estaba furioso. Entré a su despacho. Él se encargó de cerrar las puertas como si se hubiese acabado el mundo. Sabía que la había liado, pero en ese momento no era consciente de hasta qué punto estaba equivocado.

Cogió la silla en la que me tenía que sentar y la volcó, y a la vez me dijo: “pero tú quien …piiiiii…  te has creído!!! George Soros???”

Yo traté de calmarle y explicarle que no era el fin del mundo, que simplemente había perdido 5.000 euros más de los que había ganado. Evidentemente no le valieron mis explicaciones, él tenía toda la razón.

Las reglas del Risk Management están para cumplirlas.

Fue una lección que nunca olvidaré y le doy las gracias.

Añadir nuevo comentario

Contacto

Cursos de trading, bolsa, análisis chartista, indicadores técnicos y fondos de inversión