¿Qué nos dicen las idas y venidas del Brexit?

Hace unas semanas parecía que el Brexit se encaminaba a puerto seguro con un documento avalado por ambas partes hasta que el Parlamento dio un golpe de timón a Theresa May y exigió que mostrara el acuerdo completo y no una parte como se esperaba.

“En desacato” y luego “moción de censura” son las pruebas que ha tenido la Primera Ministra del Reino Unido, aunque la primera está aún por verse.

Se espera que la presentación del documento ante el Parlamento sea para mediados de enero, por lo que todavía toca esperar para ver claramente si se concreta la salida de la comunidad a finales de marzo como se tiene previsto desde hace dos años.

Dos años de idas y vueltas

Ha pasado mucho tiempo, ríos de tinta y dinero han salido al gran océano de la incertidumbre que parece no encontrar un rumbo.

Pero estas idas y vueltas no son aleatorias ni forman parte del capricho de nadie, sino que ponen en evidencia  que las decisiones entre gatos y medianoche no responden mucho a la lógica.

Muchos expertos dicen que las islas británicas perderían, otros lo contrario. Lo cierto que en el medio de las discusiones están los empresarios quienes tienen una idea fija, no perder.

Las diferentes normativas y carga de impuestos entre los distintos países de la Unión Europea han hecho de Londres un punto neurálgico donde establecer su base central. El Brexit no fue una buena noticia en su momento y no parece que vaya a serlo ni hoy ni en 3 meses, salvo que se llegue a un acuerdo.

Pero no solo empresas que cuentan con su sede se verían perjudicadas, sino que aquellas que cuentan con buena parte de sus negocios en Reino Unido también serían impactadas por una abrupta separación, como por ejemplo Santander y Sabadell.

El flujo de trabajadores, cualificados o no, entre las islas y la Europa continental también se verían afectadas al no saber cómo quedarían los regímenes laborales al cortarse de cuajo los acuerdos actuales, poniendo en peligro su estabilidad laboral y personal también.

La frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte es otro foco importante. Un Hard Brexit pondría en riesgo el consenso a favor de la paz 1998, lo que llevaría a una inestabilidad política como ha indicado la Comisión Conjunta Norte-Sur de Irlanda.

¿Pero que nos dice finalmente estas vueltas con la separación?

Que las ideologías políticas nacionalistas, por llamarlo de alguna forma, nunca prevén el resultado final de sus acciones.

Podríamos hacer un símil paralelismo con Cataluña. Muchas empresas decidieron trasladar sus oficinas fuera de la comunidad autónoma catalana ante la incertidumbre que suponía una separación de España.

Incluso Trump con su “American First” también se ha visto complicado. Por más que muchos especialistas indican que China es la que saldría perdiendo en este juego, ellos no dan el brazo a torcer y devuelven la jugada con la misma moneda.

¿Pero dónde está el problema? ¿En los partidos políticos, en la gente que vota a favor de una propuesta un tanto polémica? ¿Quién se ha beneficiado con estos dos años de Brexit? Y lo que queda no.

No olvidéis que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha indicado que Reino Unido puede retractarse incluso segundos antes de firmar el acuerdo de salida.

La política es el vehículo para concretar las medidas económicas… ¿pero qué pasa cuando el coche sufre un accidente voluntario?.. Ahí lo dejo.

17 diciembre, 2018

0 comentarios en "¿Qué nos dicen las idas y venidas del Brexit?"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X

Centro de estudios financieros